Archivo de la categoría: leyendas urbanas

>Leyendas Urbanas: El perrito de la India

> Ya se que es dificil negarse cuando tu retoño te dice que quiere llevarse a casa ese perrito abandonado que vaga por la calle. Pero a veces, es mejor decir que no. Y si no léan lo que le pasó a mi primo Heriberto y su familia.

“Una familia decidió viajar a la India de vacaciones, el hijo pequeño encontró un perrito solitario que buscaba un nuevo amo que lo cuidara. Los padres ante la insistencia del niño de llevarselo a su país, lo aceptaron como nuevo miembro de la familia. Cuando regresaron a España, el perro empezaba a mostrar un comportamiento extraño. No hacía caso a sus amos y nunca ladraba. Ante estos extraños hechos decidieron llevarlo a un veterinario, preocupados por si el perrito no lograba adaptarse a su nueva situación. El veterinario lo observó durante horas, le hizo radiografías y varias pruebas, después sentó a la familia en su consulta y tras un silencio preguntó que de donde habían sacado tal “bicho”. El niño dijo que lo habían traído de la India con mucho cariño y los padres asintieron.El doctor les explicó que eso no era un perro sino una rata que había mutado debido a las condiciones higiénicas del país.”

Antes de nada un consejo: Si vuestro veterinario no es capaz de diferenciar a simple vista un perro de una rata, no se yo si no sería conveniente llevar a tu mascota a otro sitio.

Veamos, ¿cuanto puede mutar una rata para que cuando se acerque un niño, le dé por ponerse panza arriba para que le rasque la tripa? Porque a un perro callejero normalmente no se le adopta por verle comiendo basura en un vertedero, sino porque se acerca a ti y te pone caras que solo pueden ser aprendidas en la escuela de interpretación de Canes (no confundir con Cannes).

¿Tu te imaginas a una rata girando la cabeza a uno y otro lado mientra lloriquéa? ¿O moviendo la cola mientras levanta una patita para que se la cojas? ¿O levantando la pata para mear?

Además, pongamos que las ratas de la India sean tan diferentes a las nuestras que no las sepamos distinguir, pero leches, el animal para viajar a España tuvo que pasar por un control en la aduana. Y una rata india para los indios debe ser igual que una rata española para los españoles. ¿Nadie les dijo nada?

Yo me acuerdo que esta historia me la contaron cuando era pequeño y he decir que me la colaron doblada. Hasta la próxima, chicas.

Larry te informa

¿Conoces alguna leyenda urbana que te gustaría que comentaramos? ¿Tienes amigos a los que les pasan cosas así y no sabes si creértelas? Escribe a larry@hazmeelhumor.com y comparte tu sabiduría con nosotros.

Anuncios

>Leyendas Urbanas: El baile de disfraces

> Vamos a iniciar una nueva sección en la que iremos analizando algunos de esos acontecimientos que le pasaron a un primo segundo tuyo, o a aquel conocido que vive en un pueblo.

Empezamos con una historia muy bonita que nos habla de un baile de disfraces inolvidable. Dentro texto:

“Poco antes de ir a una fiesta de disfraces de Halloween, una mujer tuvo un ataque de migraña y le dijo a su marido que fuera solo, que ella prefería quedarse en casa. Sin embargo, poco después empezó a encontrarse mejor y decidió ponerse el disfraz (que su marido no conocía) e ir a la fiesta.

Al llegar a la fiesta, vió a su marido flirteando con todas las mujeres que podía. La esposa se le acercó, le susurró palabras suaves al oído, lo abrazó y lo arrastró seductoramente hacia el jardín. Poco antes de la medianoche, cuando es costumbre quitarse las máscaras, ella se excusó y volvió a su casa.

Su marido no llegó hasta las 3 de la madrugada.
– ¿Qué tal la fiesta? -le preguntó ella.
– Aburrida -dijo él.
– ¿Bailaste mucho?
– La verdad -contestó el marido-, cuando llegué a la fiesta me encontré con Peter, Bill y Fred que también estaban aburridos, y decidimos meternos en un estudio a jugar al póker.

– ¿Así que estuviste jugando a cartas toda la noche? -dijo ella empezando a alzar la voz.
– Sí -le contestó él-, por eso le dejé mi disfraz a Charlie, que por cierto me ha dicho que ésta ha sido la mejor fiesta de toda su vida.” (Texto extraído de esta web).

Entre nosotros amigos, esta mujer es una guarrilla.Que luego dicen que los hombres no nos damos cuenta si nuestras parejas han ido a la pelu o se han comprado otro par de zapatos, pero caray, No darse cuenta de que el tipo que te está fornicando salvajemente en medio de un parque no es tu marido… Ese que dice que el sexo debe hacerse en la cama y a oscuras porque sino es pecado.

Que me puedo creer que la dulce esposa llegara a pensar que al marido le cambió la voz por tanta ginebra que llevaba en el cuerpo,podría incluso aceptar que habían puesto canapes de viagra y eso explicara que el rabo de su amado midiera medio palmo más, pero joder. ¿Como explicas que también le cambiara de color?

Ya me imagino al Charlie devolviendo el traje a su amigo con una sonrisilla de oreja a oreja y diciendo:Eras tú el que decía que tu mujer era un poco frígida,¿no?

En fin, que si un compañero de trabajo tuyo te dice que esto le pasó a él, probablemente te esté mintiendo.

Larry te informa

¿Conoces alguna leyenda urbana que te gustaría que comentaramos? ¿Tienes amigos a los que les pasan cosas así y no sabes si creértelas? Escribe a larry@hazmeelhumor.com y comparte tu sabiduría con nosotros.